01 August 2019

 

 

LOS CONFLICTOS en el noreste de Nigeria provocaron un efecto devastador en los tres estados de Adamawa, Borno y Yobe. La escasez de alimentos afectó a millones de personas. El Ejército de Salvación está apoyando a más de 500 familias vulnerables que actualmente viven en campamentos temporales en el área de Maiduguri.

Alrededor de 4000 individuos están siendo asistidos con alimentos básicos tales como arroz, porotos, harina, aceite y sal. Además, las familias reciben colchonetas para dormir, mantas, abrigos y otras prendas de ropa. El Ejército se Salvación también se está asegurando de que la higiene y la prevención de enfermedades sean abordados mediante la provisión de jabón y detergente. Todos estos esfuerzos están siendo proporcionados junto a la Agencia Nacional de Emergencia de Nigeria y con el apoyo de la Iglesia Baptista y el Consejo Cristiano de Nigeria.

La sensación de alegría entre aquellos que recibieron los suministros fue muy visible, con un espontáneo canto, baile y acción de gracias. Muchos vieron esta distribución de alimentos como una demostración práctica de amor y, por lo tanto, aumentó la moral y la confianza entre ellos. Una de las beneficiarias de Gwoza, estado de Borno, le contó a un miembro del equipo del Ejército de Salvación que la provisión de alimentos le había devuelto su "esperanza de vivir".

El propósito de la distribución de alimentos es proporcionar un suministro de alimentos básicos, cubriendo tres meses para garantizar una buena cantidad de provisiones. Además, la intención es ayudar a proteger a las mujeres en los campamentos, algunas de las cuales habían sido vulnerables frente a la explotación sexual a cambio de alimentos.

Era tanta la inseguridad que los miembros del equipo del Ejército de Salvación tenían que estar acompañados por personal militar armado. Los principales informes indican que "la asignación de socorro fue pacífica y exitosa" y muchas personas notaron el impacto positivo del Ejército de Salvación.

Cuando la situación de seguridad se estabilice, comenzará una segunda fase de la respuesta de emergencia del Ejército de Salvación: equipar a los agricultores con semillas y herramientas, a fin de ayudar a abordar la seguridad alimenticia a más largo plazo.